Autor Tema: Oxígeno activo en polvo  (Leído 246 veces)

Marian

  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 2
    • Ver Perfil
Oxígeno activo en polvo
« en: Marzo 09, 2018, 10:32:54 am »
Buenos días!
Antes de nada Alfonso quiero hacerte llegar mi abrazo por tu dolorosa pérdida. Mi profunda admiración por tan impecable trabajo de investigación y capacidad analítica, así como calidad humana.
Soy dietista en el Complejo Hospitalario de Navarra. Desde hace poco más de 2 años mi padre que ahora tiene  87 convive conmigo. Sufre de crohn y antes de colitis ulcerosa. Todos en su familia excepto el y una hermana de 95 años con alzheimer, murieron a causa de diferentes tipos de cáncer.
Aunque trabajo en sanidad pública y donde manda capitán no manda marinero por lo que en mi puesto de trabajo sigo el protocolo escrupulosamente, en mi vida privada y con mi familia y amigos todo es diferente.
Cuando mi padre aterrizó en mi casa tras el fallecimiento de mi madre, mi padre era literalmente un cadaver viviente. Hongos y úlceras en los pies, inestabilidad y problemas de motricidad, deficiencias importantes de riego, diarreas que impedian cicatrizar la piel del orificio anal, sutura de un estoma con infección crónica después de 10 años. Su cuerpo despedia un olor fétido que impregnaba su ropa, la cama y el entorno. Ni siquiera la lejía lo eliminaba. Al lavar mi ropa con la suya, quedaba la mia impregnada.
Compré diversos depuradores e ionizadores, los más potentes que encontré y pude adquirir, pero esa no era la solución. Yo queria ir a la causa.
De pronto un dia se me ocurrió aplicar oxígeno pero cual.
Otro día te contaré como llegué al PERCARBONATO DE SODIO, también llamado oxígeno activo en polvo.
Lo usé con la ropa y funcionó. En el segundo lavado logré eliminat todo rastro de aquel insoportable perfume.
Entonces me sucedió como a Viky el viquingo y pensé, si funciona con la ropa no funcionaría también en la piel??  Comencé mi viaje a lo desconocido puesto que solo encontré en la ficha técica que era irritante para la piel. Irritante supuse que sugún dosis y yo mismi fuí mi conejito de indias.
Lo probé cada vez más concentrado haste sentir cierto picor y esa fué mi referencia.
Sabia que la tolerancia no es la misma em cada persona por lo que después de pedir a mi padre autorización iniciamos el mismo proceso de menos a más.
Hoy, después de casi 2 años de tratamiento le han reducido 2 veces la medicación y le dice que está tan bien que se la seguirán reduciento. Que en apariencia podría no necesitarla y a por ello vamos.